Recordando a Juan Gribaudo
Homenaje

Recordando a Juan Gribaudo

Homenaje a los personajes que han hecho historia en La Villa de Merlo; mientras se los recuerde, nunca morirán. En esta ocasión los historiadores José Mario y Nora Costamagna recuerdan a Juan Gribaudo.
28/03/2020
J

uan Gribaudo   nace  el 14 de junio de 1905 en San Gregorio, provincia de Santa Fe, hijo de Bartolo Gribaudo y María Anselmo, siendo muy joven trabaja  en el campo de la familia Buri en Sampacho, y cuando Julio Buri decide venir a Merlo en 1947, trae con él a Juancito, quien instala una sodería frente a la entonces Hostería San Luis (luego Hotel San Luis), en un galpón donde los Buri guardaban su camión

La máquina de soda se la compra a Florentino Vaez, y a la vez contaba con

un sulky tirado por su caballo para realizar el reparto casa por casa, llegando hasta el Parque Hotel. Cuando llegaba la época de turismo y era más importante el reparto, Raúl Buri lo ayudaba con el camión. También siguió con la misma costumbre de Don Florentino de fabricar gaseosa de naranja para lo cual compraba el jugo concentrado en damajuana y llenaba botellas que rebajaba con el agua del pozo de la vertiente ubicada detrás del galpón.

Cuentan los vecinos que era común ver que el caballo seguía su marcha cuando Juan bajaba a dejar los sifones, por lo que se veía al caballo tranquilo ir pastando de zona en zona y por detrás y allá a lo lejos llegaba caminando Juancito para alcanzarlo.

Juancito, como cariñosamente le decían en la zona, caminaba despacio, con un palillo en la boca, era un hombre sencillo de pocas palabras y nunca se lo veía enojado con nadie.

Además de ser el sodero de la zona del Rincón y repartir en Merlo, tenía una gran afición por la música, y así con su acordeón, junto a Adrián Batallanez con su guitarra, acompañaban a quien quisiera cantar,  animaban las fiestas en hoteles de la zona, en fiestas familiares, casamientos, cumpleaños, contando con un amplio repertorio sin horario, no dejando de tocar sus guitarras y acordeón hasta que se fuera el último invitado.

Todas las fiestas de San Jorge en lo de Yed, eran animadas por Juancito y Adrián; igualmente la finalización de la novena de San Roque en la Pensión de Teresita Gallardo (frente al balneario de El Rincón) donde su música era la protagonista principal de la noche.

Las veladas que se realizaban en la Escuela de Rincón contaron siempre con su presencia interpretando chacareras, el Pericón, el Gato.

Después de la década del 50 junto con Juan Gribaudo que lo acompañaba con el bandoneón, Rodolfo Liendo y Julio Urquiza animaron los bailes de toda la zona, llegaron a hacer presentaciones en Balcarce, Cortaderas y Villa Larca, entre otros lugares, y cuando estaban actuando los cuatro, algunos vecinos lo llamaban “Tres pelones y una pasa”. También actuaron con Dante Gurrado,  quien aportó la batería en la llamada “Orquesta Continental”, o con Guillermo Gallardo, que cantaba temas de Leo Dan y Palito Ortega.

En una época también se le sumó Rolando Cuello, y era en su casa donde ensayaban ante cada presentación.

Estando muy delicado de salud, vino a buscarlo un sobrino, que llevó a Juan a Sampacho, donde falleció el 13 de agosto de 1985 de un paro cardiorrespiratorio.

Una calle de Rincón del Este en su memoria  lleva su nombre.

 

 

(Del libro: Rincón del Este: Recuerdos del Pasado )

 

 

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    63%
    5 votos
  • No Me Gusta
    25%
    2 votos
  • Me es indiferente
    13%
    1 voto
Dejar un comentario