Femicida tras las rejas: la jueza procesó a Solalinde con prisión preventiva
Femicidio en Villa Mercedes

Femicida tras las rejas: la jueza procesó a Solalinde con prisión preventiva

Este viernes, Mirta Ucelay lo procesó por el delito de "Homicidio doblemente calificado por haber mantenido una relación de pareja y femicidio".
05/06/2021
A

nte un juez dijo que la mujer lo hostigaba, y que cuando ella se presentó en su vivienda, con un cuchillo en la mano, amenazándolo, él le disparó una vez a los pies para asustarla. En los días de prórroga que solicitó, su abogado quiso indagar en una supuesta formación militar de la víctima para, quizá, alegar que su cliente se defendió de una amenaza. Pero la verdad es que las pericias concluyeron que Juan Carlos Solalinde gatilló cinco veces su Magnum .357 y que los cinco balazos impactaron en la humanidad de Johana Galdeano; el último, post mórtem, fue a quemarropa, en la cara. Junto a su confesión y a otras pruebas de peso no quedaba mucho margen de cuál iba a ser su destino. Este viernes, la jueza Mirta Ucelay lo procesó con prisión preventiva por el delito de "Homicidio doblemente calificado por haber mantenido una relación de pareja y femicidio". 

Para las siete de la tarde, Solalinde, secretario general del gremio Uocra de Villa Mercedes, ya había sido revisado por un médico policial y esperaba en la Comisaría 29ª de esa ciudad a que un secretario del Juzgado de Instrucción Penal 3 lo notificara del procesamiento. Afuera, una camioneta del grupo especial COAR, quizá la misma que lo trasladó a la indagatoria, lo esperaba para llevarlo de inmediato al penal de la capital.

Hace nueve días, el gremialista asesinó a Galdeano en una propiedad ubicada en calle Sarmiento, entre Nelson y Tallaferro. Un mes antes, el 24 de abril según refirieron testigos, Johana había decidió ponerle punto final a la relación, hecho que, para la madre de la víctima y sus allegados, tornó a Solalinde más violento de lo que solía ser.

El mismo día del crimen el femicida acudió a la Comisaría 29ª, confesó lo que había hecho, entregó el arma y su teléfono celular. Luego, en la indagatoria, alegó que “se quedó en blanco” y que “no recuerda qué sucedió después” de ese supuesto único disparo que admitió haber tirado.

Pero, según la opinión de los peritos, el cuerpo de Johana parece haber sido movido de lugar y algunos indicios dan a entender que Solalinde armó una escena y hasta podría haberle plantado el cuchillo que reposaba en la mano de la víctima.

 

El Diario de la República

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No Me Gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario