A pesar de la intensa búsqueda, todavía no hay rastros sobre el paradero de Guadalupe Lucero
Durante una hora Yamila Cialone, su mamá y el abogado que las representa, Santiago Olivera Aguirre, se reunieron con el juez Ariel Parrillis en Tribunales.
Foto: Nicolás Varvara.
10 días esperando

A pesar de la intensa búsqueda, todavía no hay rastros sobre el paradero de Guadalupe Lucero

"No hay nada aún" es la repuesta que se recibe oficialmente luego de cada jornada de rastrillajes. La posibilidad de que la niña haya sido víctima de trata es una de las que continúa en vigencia debido a la complejidad que involucra el delito. Investigadores profundizan un operativo con personal especializado y canes.
24/06/2021
L

os investigadores que indagan en la desaparición de Guadalupe Lucero, la niña de cinco años que está siendo buscada desde hace diez días en San Luis, consideran que pudo haber sido víctima de una red de trata de personas o de un ataque sexual como las pistas más firmes por estas horas.

"No hay nada aun" es la repuesta que se recibe oficialmente luego de cada jornada de rastrillajes con amplios despliegues policiales que sumaron tecnología, canes y recursos humanos especializados de todo el país para dar con el paradero de la niña.

Héctor Zabala, abogado del padre de Guadalupe, dijo este jueves a Télam que "desconoce si existe alguna actuación por parte de la fiscalía" porque "acá el que investiga es el juez y las medidas de control de fiscalía no las conozco".

La investigación que comenzó con la posibilidad de que la niña se hubiera extraviado se desestimó rápidamente cuando se iniciaron los operativos y en función de la edad de la menor.

La pista del posible ajuste de cuentas también fue descartada luego de peritarse los teléfonos de la familia y no encontrar en ellos ningún indicio que pudieran sostener esa presunción.



En tanto, la posibilidad de que haya sido víctima de trata es una de las que continúa en vigencia debido a la complejidad que involucra el delito y la posibilidad de un secuestro extorsivo también fue descartado luego de la recepción de mensajes telefónicos desde un número de México que no fue considerado "prueba de vida" ya que en ningún momento se pidió algo a cambio de la devolución de la niña y se comprobó que las comunicaciones provenían de una plataforma online.

Finalmente la posibilidad de que haya sido objeto de un ataque sexual continúa vigente debido a la imprevisibilidad de ese accionar y la falta de pruebas colectadas al respecto.

El juez penal, Ariel Parrillis, que investiga la desaparición de Guadalupe Belén Lucero, bridó una conferencia de prensa el 16 de junio pasado a medios oficiales y descartó la hipótesis de extravío.

En función del tiempo transcurrido desde que la familia perdió todo contacto con la niña de cinco años, sostuvo que a la menor "la tiene alguien" y dio detalles de las tareas que se llevan a cabo con el objetivo de encontrarla.

Informó cuáles fueron las acciones dispuestas con el objetivo de hallar a la menor, y dijo que desde lo judicial "hemos autorizado todas las medidas solicitadas por la investigación policial".

Desde entonces no volvió a informar a la prensa sobre los avances de la investigación, tampoco lo hizo el ministro de Justicia de la Provincia, Luciano Anastasi, quien tomó contacto con algunos medios nacionales presentes en la provincia de manera selectiva y solo se limitó a destacar la actuación de la fuerzas de seguridad a su cargo y reclamar por la aparición de Guadalupe.

Con la prensa, el contacto más directo ha sido hasta el miércoles, el del suboficial inspector, Lucas Chacón, jefe de relaciones policiales para brindar detalles técnicos de los operativos y concluir sobre los datos de la investigación que "somos auxiliares de la justicia y estamos prestos a los que su señoría ordene".

En ese escenario, la familia optó por contactar un equipo de rastrillaje particular y repetir varias veces en cada jornada la necesidad de ser informados "de lo que ocurre en la causa".

Durante este jueves Yamila Cialone, su mamá y el abogado que las representa, Santiago Olivera Aguirre, se reunieron con el juez Ariel Parrillis en Tribunales.

Sobre las llamadas que recibió Cialone, Olivera Aguirre afirmó que “se identificaron a las personas que las hicieron, pero dejaron mudo el teléfono. Son de Río Negro, Delitos Informáticos está trabajando en eso. La Policía actuó rápido, pero se descartó que la nena estuviera allí” cuando fueron a allanar en esa provincia.

Agregó que los teléfonos fueron secuestrados y ya están en San Luis.

El juez “nos dio un poquito más de tranquilidad, estamos esperanzados que en cualquier momento la nena esté con nosotros”, dijo Silvia Domínguez, abuela de Guadalupe Lucero. Agregó que solicitaron que “se tomen más medidas”, pero no dijeron cuáles.

“La esperanza no se pierde, la abuela y Yamila querían hablar con el juez. Lo único que las va a tranquilizar es que le devuelvan a su hija”, dijo el letrado.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No Me Gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Seguinos en Facebook
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento