sábado 10 de diciembre de 2022
20.9ºc Merlo, San Luis

Caso Ochoa: “La Justicia nos debe una respuesta”

A un año y medio del brutal homicidio, aún no hay detenidos. La familia denuncia un mal accionar de la Policía.
martes 27 de septiembre de 2022
Caso Ochoa: “La Justicia nos debe una respuesta”

"La Justicia nos debe una respuesta en este caso y se la exigiremos a diario hasta que encuentre a los culpables”, expresó Ivanna Ochoa, hermana del productor rural Alejandro Ochoa. Hoy se cumple un año y medio de su secuestro y posterior homicidio, ocurrido el 27 de marzo de 2021 en Cortaderas. La investigación continúa su curso sin detenidos. El fiscal Carlos Leloutre, a cargo de la pesquisa, le adelantó a este medio que “dentro de un tiempo corto se puede dar alguna novedad” en la causa.

Para la familia de Ochoa el tiempo es devastador y aún más la incertidumbre de no saber quiénes fueron los autores del brutal crimen. “En memoria de nuestro hermano, como cada 27 y cada día de nuestras vidas lo hacemos, seguimos exigiendo que se investigue qué pasó con él. Al día de hoy el caso sigue sin pistas certeras y a la espera de que se llame a declarar a los únicos testigos que tiene la causa: Damián Chávez y Roger Ferreyra”, expresó Ivanna Ochoa.

Recordó que el día del hecho su hermano estaba en su casa ubicada en la calle La Pituca del loteo Suelos Puntanos, en Cortaderas, junto a Chávez y Ferreyra, cuando “dos personas encapuchadas con pasamontañas y con armas de fuego largas, según indicaron los testigos, lo redujeron y se lo llevaron”. Señaló que Alejandro estaba con sus amigos haciendo arrope de chañar y que junto a ellos estaba un hijo menor de Ferreyra.

“Ellos dicen haber visto cómo se llevaron a Alejandro de esa forma. Cuando Damián Chávez se puso a disposición de la Policía de Cortaderas no le quisieron tomar declaración porque manifestaron que era una persona discapacitada y que estaba completamente loco, siendo que solo él y Roger fueron los testigos claves del secuestro. Se entiende que sus testimonios o dichos del momento eran de gran valor, y que debían ser tomados con más respeto y profesionalismo por parte de las autoridades policiales, ya que se trataba de la desaparición y de la vida de un ciudadano”, resaltó la mujer.

Indicó que el testigo principal en la causa es Ferreyra. “Él manifestó ciertos dichos y fue detenido por la Policía local por más de un día. Cuando lo liberaron, su actitud fue totalmente diferente y distante hacia nosotros, los familiares de Ale. Nunca más tuvo contacto con nosotros, mientras que Damián Chávez sí lo mantiene. Algo nos hace dudar de su accionar”, enfatizó.

También cuestionó el trabajo que la Policía tuvo en una obra en construcción ubicada en el paraje El Adobe, a la altura del kilómetro 17 de la ruta 1, en Cortaderas, donde el 2 de abril, seis días después de la desaparición, hallaron el cuerpo de "Bebo", como apodaban a la víctima. “Era la escena principal del secuestro y debía ser perimetrada y mantenerse limpia, pero se ensució y no se cuidó como se debía, siendo que ese fue el recorrido que hicieron los asesinos”, soltó.

Refirió que a la causa, que está caratulada como “Privación ilegítima de la libertad seguida de muerte”, deberían agregarle el agravante de la alevosía. “Lo torturaron de manera aberrante sin tener compasión. Las autopsias arrojaron como resultados signos de mutilación, de golpes y de cortes”, enumeró. Por último, señaló que de la información que los investigadores recolectaron con base en testimonios de sus familiares no surgió “nada que dé a pensar que a Alejandro alguien lo quería matar”.

La autopsia reveló que el productor rural murió de forma violenta y que hubo mucha saña. Tenía una mordaza de tela ceñida a la boca anudada por detrás y otra en el cuello, sus genitales habían sido mutilados y tenía diversas heridas punzocortantes en el cuerpo. Su tráquea y los vasos del cuello fueron seccionados por completo. Murió por asfixia, fruto de un shock hipovolémico (hemorragia).

 

Nuevas informaciones

El fiscal Carlos Leloutre reveló que la investigación continúa. “Estoy analizando, porque se fue incorporando una información que llegó después de un cierto tiempo y todavía no tengo una decisión final tomada. Es información que nos ha llegado y que en su momento no la tenía, por lo que vamos a tener que corroborar si es así o no. No sé si abriría una nueva hipótesis, pero lo que sucede es que nos van llegando nuevas cosas y tenemos que corroborar si existen o no, si son serias o no, y si realmente tienen incidencia en lo que se está investigando”, expresó.

Adelantó que calcula que "en un tiempo corto se puede dar alguna novedad (en la causa), pero no quiero decir que será en 10 o 20 días; estamos analizando con la gente que estoy trabajando y veremos qué sucederá”.

“Hace un año y medio que se está trabajando en esto y tenemos que hacer las cosas como corresponde, y no porque pase el tiempo vamos a hacer algo mal hecho. Es un delito muy importante y muy engorroso de investigar, porque es complejo y no es sencillo de esclarecer. Es un homicidio bastante grave”, cerró.

 

EDR

 

Te puede interesar
Últimas noticias