jueves 1 de diciembre de 2022
17.6ºc Merlo, San Luis

Pueblo chico, infierno grande

La novela de Carpintería tiene más rating que "Los 8 escalones"

El pueblo que crece a pasos agigantados está viviendo una nueva conmoción política que rozaría lo institucional. Mientras que una concejala no puede asumir, otros ex ediles acusan al Intendente por los medios.
domingo 30 de octubre de 2022
La novela de Carpintería tiene más rating que "Los 8 escalones"

La vida en Carpintería era vendida a los turistas que buscaban lotes como tranquila, diferenciando a la pequeña localidad del “monstruo” que parecía Merlo en comparación. Una escuela, dos supermercados, una farmacia y la plaza como el único centro social y cultural. Hoy, muchos años después, ese “pueblito” creció para ser una ciudad y la política no fue ajena.

En 2017 la vida institucional cambió para siempre. Ese año las cámaras de Senadores y Diputados aprobaban la conformación del Concejo Deliberante de Carpintería luego de una alta movilización de los vecinos.

A partir del 2019, dejaría de ser una Intendencia Comisionado para ocupar el rango de Municipio. Solo se pusieron dos reglas, una común a cualquier órgano legislativo nuevo y otra especial.

Dos de los cuatro concejales rotarían a los dos años de mandato para garantizar que comience el recambio por mitades. Además, durante los primeros cuatro años no cobrarían sueldo ninguno de los ediles.

Todo comenzó bien con cuatro Concejales de tres fuerzas, que pronto se transformaron en dos, y finalmente en una sola cuando el oficialismo municipal pasó a las filas del gobierno de la provincia y los cuatro concejales eran parte del gobierno.

La rotación se cumplió como marca la ley, y uno de esos Concejales revalidó su lugar en las urnas. Hasta hace un mes el HCD era ocupado por Brenda Quiroga (presidenta), Andrés Olmedo, Walter Núñez y David Núñez.

Este último presentó su renuncia el cinco de octubre y recientemente disparó contra el funcionamiento Institucional de la ciudad: “El Concejo Deliberante funciona como una Secretaría del Ejecutivo municipal”.

Esta noticia, sumado a la difusión que tuvo el pueblo en los medios, llevó a que todo el arco político del Departamento se interesara en lo que ocurre.

Con la renuncia de Núñez debía asumir Lorena Magallán, segunda en su lista en 2019, aunque tres semanas después aún no ha ocurrido.

En la lógica de la mayoría de Concejos Deliberantes hay una sesión por semana, lo que equivale a que ya hubo tres sesiones que no habrían existido.

Corresponde al cuerpo tratar la renuncia de sus miembros y la ocupación de esa vacante como primer punto.

No sería prioridad para los concejales cumplir con su trabajo y sesionar. Por ejemplo: en la sesión de la última semana no hubo quorum, para el mismo se necesitan solamente dos personas.

Aparentemente, este próximo lunes 31 tratarían la incorporación de Magallán al cuerpo.

Según la “pre-concejala”, puede haber cuestiones personales o políticas que influyan en su no asunción, aunque otras fuentes dentro del gobierno provincial manifestaron que también existirían algunos recelos entre integrantes de Compromiso Federal y el Partido Justicialista.

¿Son razones políticas? ¿Cuánto tienen que ver las opiniones de quien debe asumir? ¿Qué proyectos no fueron tratados durante estas tres semanas? ¿Por qué una banca que no cambiaría la relación de fuerzas y solo tiene un año de mandato trae tanto revuelo? ¿Hay alguien detrás de esta dilatación?

Son todas preguntas sin respuesta que al menos este lunes podrían cambiar si Magallán asume o no.

Te puede interesar
Últimas noticias