jueves 18 de abril de 2024
23.8ºc Merlo, San Luis

Adhesión plena en la UNLC al paro convocado por el Frente Sindical Universitario

jueves 14 de marzo de 2024
Adhesión plena en la UNLC al paro convocado por el Frente Sindical Universitario

La comunidad universitaria de la UNLC adhirió este 14 de marzo al paro convocado por el Frente Sindical Universitario.

Los reclamos estuvieron sostenidos en tres ejes fundamentales: recuperación del presupuesto diezmado por la inflación; la apertura de paritarias para devolver a los salarios docentes y nodocentes su poder adquisitivo, que sufrió un derrumbe brutal en los últimos meses; y la defensa plena de la educación pública y gratuita.

Una de las acciones previstas por los gremios de base de docentes y nodocentes ADUNCO y ATTUNCO, con la participación activa del Centro de Estudiantes, consistió en una mateada y abrazo simbólico a la sede académica a media mañana.

En ese punto de encuentro se discutieron los alcances del ajuste presupuestario que sufre el sistema universitario argentino y los problemas provocados por los recortes dispuestos por el Gobierno Nacional en los últimos meses.

Representantes de todos los claustros reflexionaron sobre la situación que les toca vivir, en una jornada que fue atípica, con una altísima adhesión a la medida de fuerza.

La UNLC se sumó así a un mapa de más de 55 universidades nacionales que en todo el país permanecieron cerradas, en una protesta que por primera vez juntó a las federaciones docentes FEDUN, CONADU, CONADU Histórica, FAGDUT, UDA y CTERA; y la federación nodocente FATUN.

Si bien las universidades sufren problemas presupuestarios históricos, con vaivenes en su financiamiento según pasan los gobiernos, durante los últimos años mantenían una línea de crecimiento.

Hoy cursan unos 2,3 millones de estudiantes, mientras que hace diez años lo hacían 1,8 millones. Además, en la actualidad se inscriben unos 600 mil ingresantes, mientras que hace diez años lo hacían unos 400 mil. Y la cantidad de egresadas y egresados está entre 100 mil y 120 mil por año que salen con su título al mundo laboral y profesional.

El sistema de universidades está funcionando con los mismos fondos que le correspondían hace un año, pero en un contexto de estampida inflacionaria. Esto sucede en razón de que el Congreso, a instancias del nuevo Gobierno Nacional, no votó un nuevo presupuesto para 2024.

Es decir, cada universidad recibe mes a mes los mismos fondos de funcionamiento que recibía hace un año, dinero corroído por un 276 por ciento de inflación acumulada. Misma inflación que, sin paritarias, deteriora cada día más los salarios docentes y nodocentes.

Tantos recortes ponen en riesgo el funcionamiento de cada universidad. En este camino, ya no es posible cubrir cuestiones esenciales como entregar becas, pagar la luz, comprar insumos para laboratorios, pagar los costos de las salidas a campo, comprar elementos de higiene y sostener, por poner otro ejemplo, el servicio de internet.

Te puede interesar
Últimas noticias