sábado 13 de julio de 2024
2ºc Merlo, San Luis

Prisión perpetua a Ricardo Pereyra por el femicidio de Margarita Quiroga

lunes 01 de julio de 2024
Prisión perpetua a Ricardo Pereyra por el femicidio de Margarita Quiroga

Ricardo Pereyra fue condenado a prisión perpetua por asesinar a puñaladas a la mujer de la que fue pareja durante 20 años, Margarita Quiroga. Eso resolvió por unanimidad el tribunal de Concarán, compuesto por los jueces Sandra Piguillem, María Claudia Uccello de Melino y Mauro D'Agata, que lo juzgó la última semana por el femicidio cometido el 12 de agosto pasado.

Lo sentenciaron por el delito por el que llegó acusado, "Homicidio doblemente agravado por el vínculo por violencia de género y por ser la víctima su pareja".

Antes de leer el fallo, durante los alegatos, el fiscal Mario Zudaire había afirmado que no tenía la menor duda de que el hombre de 62 años mató a Margarita en un contexto de violencia de género. El femicidio ocurrió, como casi todos los hechos de violencia a los que la sometió durante toda la relación, en la casa de la víctima, donde convivía la pareja, en el barrio El Porvenir de Concarán, recordó.

El ataque empezó en la cama, lugar que la pareja ya no compartía hacía tiempo porque, además de la violencia física, psicológica y económica, Pereyra también sometía sexualmente a la mujer. La agresión continuó  hasta el pasillo de la vivienda, siguió hacia la cocina comedor y, terminó, en otro pasillo que tiene la casa en su entrada. La apuñaló repetidamente en el cuello y el tórax.

En el garaje, los policías hallaron el cuchillo con sangre que usó el ahora condenado. En cercanías del arroyo donde fue detenido, dos días después, encontraron el documento de identidad de Margarita y su celular desarmado. El hombre había llegado hasta ahí en la bicicleta de la víctima.

El defensor oficial, Francisco Pérez, no puso en dudas de que su representado cometió el femicidio pero, a diferencia de lo que marcaron las pericias psicológicas, para él, el hombre nunca comprendió lo que hizo. Señaló que es una persona que sufre de depresión, que tiene tendencia al suicidio y que no es violento. De hecho remarcó que hasta el día de hoy la única pregunta que le hace es "¿cuándo me puedo ir?" porque está preocupado por hacerse atender la vista.

Cuando el tribunal le dio la oportunidad de decir sus últimas palabras, antes de retirarse a deliberar durante 15 minutos, Pereyra no quiso hablar.

 

EDR

Te puede interesar
Últimas noticias