Sarcopenia: un problema presente y futuro
Salud

Sarcopenia: un problema presente y futuro

El Licenciado en Kinesiología, Emanuel Lucero, nos habla de un problema que se agrava cada día y aún más, en tiempos de pandemia.
27/09/2020
L

a actividad física puede ser una de las mayores recomendaciones que escuchamos en la voz de todo profesional de la salud, pero ¿cuánto es realmente tenido en cuenta y cuánto puesto en práctica? Dichas palabras no son emitidas cual casete de jugador de fútbol. Tiene un trasfondo muy importante en evitar el desarrollo de múltiples patologías que pueden ser impedimentos para tener una vida plena y sin limitaciones.

Una complicación que va en ascenso y ya se lo comienza a considerar como una problemática a nivel mundial es un síndrome llamado sarcopenia caracterizado por la pérdida progresiva y generalizada de masa y fuerza del músculo esquelético pudiendo desencadenar riesgos adversos como discapacidad física, mala calidad de vida y en casos extremos ser uno de los factores que provoque la defunción de la persona. No se sabe con exactitud cuál es el origen de este síndrome, pero está presente en el transcurso de nuestra vida, donde a mayor edad, más se acelera su proceso. Se sabe actualmente que en la población de tercera edad del mundo va en aumento y tal preocupación surge producto que afecta al 5 al 13% de las personas de entre 60 y 70 años y llega a afectar al 50% de mayores de 80 años. Tal información no debe ser ignorada y deben ponerse cartas en el asunto.

Una de las variables que se asocia a esta problemática es la inactividad física, la cual termina dando pase libre a la manifestación de este síndrome y tal variable se ve favorecida por las circunstancias que estamos atravesando en esta pandemia, provocando que las personas permanezcan más tiempo en sus hogares y no solo disminuyendo las actividades físicas, sino también el NEAT “non-exercise activity thermogenesis” que es toda actividad física no asociada al ejercicio programado que genera un gasto calórico, donde engloba todas las acciones del día a día que generan una demanda de energía pero no se la considera como actividad deportiva.

Hay que evitar que esta variable sea alimentada, se debe buscar siempre realizar actividad física sea de forma deportiva o aumentando las actividades del día a día. La actividad física no detendrá el desarrollo de la sarcopenia pero si produce que la misma desacelere y que los niveles de pérdida de fuerza y masa muscular sean mucho menores.

Esta recomendación no es tan solo para la tercera edad, es para todas las edades, una vida con aumento de actividad física no solo dará una mejor salud, sino que además reducen algunas complicaciones a futuro. Comprender que estos hábitos de vida son de un costo de tiempo (siendo este de lo más valioso que tenemos) relativamente bajo con la imponente ganancia que contraemos con el ejercicio, va a valer siempre la pena realizarlo y será un desafío desarrollar estos hábitos en un principio, pero una vez logrado será una gran satisfacción.

Un consejo para lograrlo: buscar una actividad física o deportiva que siempre te genere alegría y felicidad.

Emanuel Lucero, Licenciado en Kinesiología – MP P-09690

Por consultas comunicarse al 351 5113763

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    6 votos
  • No Me Gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Seguinos en Facebook
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento