domingo 25 de septiembre de 2022
10.7ºc Merlo, San Luis

Un lugar encatando

El Pueblo Escondido es la meca del turismo aventura

La mina olvidada en el Cerro Áspero recibe a miles de turistas y aficionados al trekking. Se encuentra a unos 25 km al este de la Villa de Merlo (San Luis) y a 60 km al oeste de Embalse (Córdoba).
sábado 22 de enero de 2022
El Pueblo Escondido es la meca del turismo aventura.

El Pueblo Escondido es un yacimiento minero deshabitado ligado a la extracción del tungsteno, custodiado por el Cerro Áspero. A finales de 1969, la mina ubicada en el corazón de las sierras quedó abandonada. En la actualidad es uno de los lugares más visitados por turistas, los amantes del trekking y la historia.

En 1995 las instalaciones fueron restauradas para fomentar el turismo aventura, convirtiéndose en un refugio de montaña que mantiene el espíritu de sus años dorados, con comedorhabitaciones privadas y para compartirzonas de acampe y también ofrece servicio gastronómico para el visitante.

Este antiguo asentamiento minero queda en el Valle de Calamuchita, en las Sierras de los Comechingones. Uno de los accesos está sobre el camino serrano que une Merlo (San Luis) con La Cruz (Córdoba). Específicamente, se encuentra a 25 kilómetros de la ciudad puntana, de los cuales 20 son asfaltados, y a 60 de la localidad cordobesa de Embalse.

La caminata desde el Filo es por demás asombrosa, las postales van cambiando a medida que se avanza por las serranías. Desde Merlo, se puede partir desde el puesto de “Tono” Albornoz, allí dejar el vehículo y comenzar el recorrido a pie. La caminata tiene una hora y media de duración aproximadamente y 4,5 kilómetros por sendero de montaña, a una altura de 1.800 metros sobre el nivel del mar.

El Cerro Áspero es un lugar único rodeado de naturaleza – confluyen tres arroyos - y tranquilidad y con el gran atractivo histórico que guardan sus instalaciones y la aventura de su entorno.

 

Historia:

Las instalaciones de extracción y procesamiento de tungsteno de Pueblo Escondido se encontraban en la confluencia de tres arroyos serranos cuyas aguas eran vitales para el lavado de los minerales, que se extraían sin el uso de productos químicos.

En su época de esplendor había en Pueblo Escondido decenas de trabajadores, instalaciones de molienda, concentración y separación de minerales por medios mecánicos, una usina propia, hospital, viviendas para mineros y jefes, teléfono. También un cablecarril de 300 metros de longitud para bajar el mineral hasta la planta y un surtidor de combustibles, entre otras facilidades. Pero no había geólogo. Sí mineros expertos, muchos que arribaron de Chile y Bolivia.

La mina de Cerro Áspero funcionó desde finales del siglo XIX hasta 1969. Cerró al bajar el precio internacional del tungsteno, mientras al mismo tiempo el mineral de mayor calidad se iba agotando. 

Te puede interesar
Últimas noticias