jueves 1 de diciembre de 2022
16.8ºc Merlo, San Luis

Alerta

Se agrava la ola de inseguridad en Merlo: en uno de los robos se llevaron más de medio kilo de oro

En los últimos días ocurrieron robos y hurtos en viviendas de distintos sectores de la localidad. La metodología es prácticamente la misma, los delincuentes actúan cuando la vivienda queda sola, en cualquier momento del día.
viernes 07 de octubre de 2022
Comisaria N°42 de la Villa de Merlo.

La tranquilidad y la paz tan características de Villa de Merlo parece estar llegando a su final. En los últimos días salieron a la luz varios hechos de inseguridad en viviendas de diferentes puntos de la localidad. Todos tienen las mismas características: ocurren cuando las casas quedan un determinado de tiempo solas. Dinero en efectivo y joyas son el botín más buscado, aunque también, las manos amigas de lo ajeno, se llevan algunos otros elementos.

Los hechos se comenten tanto en barrios populares, como en cerrados y zonas exclusivas.  Este relevamiento surge de la necesidad de las personas damnificadas de hacerse escuchar. Como dice una de ellas: “Para que se tomen cartas en el asunto antes de que sea demasiado tarde”.

El Corredor Noticias se va a enfocar en algunos casos testigo que ocurrieron entre el sábado 24 de septiembre y el domingo 2 de octubre aunque la lista es aún más extensa y va desde el vaciamiento de tanques de nafta hasta la sustracción de ruedas de vehículos.

 

Con todo el tiempo del mundo

El primero de ellos es el que vivió un matrimonio que reside sobre calle Malvinas, en Rincón del Este. La pareja, que pidió preservar su identidad, dijo que se fueron unas horas a cenar con amistades. La juntada se extendió unas horas. Al llegar a casa, cerca de las 4 AM, encontraron a sus tres perros defecados pero, además de eso, no notaron nada raro. Estaba todo en orden en principio. Les llamó la atención que la puerta trasera estaba abierta y que algunos cuadros y portarretratos estaban movidos. Sin embargo, esto se lo adjudicaron a un descuido y a un posible sismo, respectivamente.

El mal trago llegó después, cuando la mujer abrió las puertas del placar y lo halló revuelto. Buscó los objetos de valor, esos que además tenían una carga sentimental extra para ella, pero al no encontrarlos en el escondite, cayó en lo que había pasado. No sabe bien el peso total, aunque estima que, entre las cadenas, los relojes antiguos y otras alhajas, habría poco más de medio kilo de oro.

Los demás elementos que podrían haberse llevado, como lo tecnológico o la moto, por ejemplo, no lo tocaron; sí, tomaron algo de dinero en efectivo que encontraron. Revolvieron cada cajón, caja, puerta, que dejaron luego minuciosamente acomodados para simular que la casa estaba en orden, como la habían dejado.

 “Tuvieron todo el tiempo del mundo para buscar lo específico”, aseguró ella, quien agregó que los delincuentes ingresaron a la propiedad por el patio de atrás, aflojaron las luces y entraron al interior de la vivienda por una ventana de la cocina.

Apenas se dieron cuenta de que fueron víctimas de un robo, llamaron a la policía. A los minutos un patrullero estuvo en el lugar. Al otro día, temprano, se realizaron los peritajes. Tomaron fotos y buscaron huellas.

Mientras él colocaba rejas en las ventanas, se sinceraron y expresaron que la sensación que dejó esta situación es de miedo, ese que volvieron a sentir después de 10 años de haberse asentado en Villa de Merlo, justamente el lugar que encontraron para dejar atrás el vivir en el encierro y con la intranquilidad de salir y dejar sola la casa en Buenos Aires.

 

Inseguridad en el barrio seguro

Marcela Tarascio es la dueña de una casa en el barrio privado Solares del Valle, predio ubicado en la Ruta 5, camino a Santa Rosa del Conlara. Por motivos personales, tuvo que viajar a Buenos Aires, pero antes de irse decidió llamar a una persona para que cuide su propiedad mientras ella estaba fuera. Las precauciones que tomó no sirvieron de mucho. Personas aún desconocidas forzaron la puerta balcón del primer piso e ingresaron en la vivienda. El hecho ocurrió el pasado sábado 1° de octubre entre las 10 AM y las 22 horas, durante una salida del hombre que estaba a cargo.

A su regreso, se encontró con la casa toda revuelta, faltante de cajas con herramientas, ropa y otros elementos. “Sacaron la TV que estaba colgada pero como no se la pudieron llevar, la dejaron tirada entre los pastos”, contó la dueña.

 

 

Marcela, que todavía está de viaje, indicó que en la comisaría sólo le tomaron una exposición a quien le cuida la casa. Pero no solo se mostró indignada por esta situación, sino por la falta de respuesta del barrio privado, donde pensó que iba a estar segura.

La damnificada expresó a ECN que “la seguridad no fue capaz ni de llamar a la policía para que fuera” y que “las cámaras brillan por su ausencia”, ya que solo hay en la entrada al predio. En ese sentido, señaló que una persona vecina le compartió videos que captaron a un auto extraño y que desde la administración no pudieron justificar su origen. “Al margen de lo que me han robado y el destrozo que han hecho, es la impotencia y la mala predisposición del barrio”, puntualizó.

 

 

La mujer, comentó que están organizando junto a quienes viven en el lugar instalar alarmas y sistemas de vigilancia para protegerse de posibles episodios similares ante la falta de acción de quienes están a cargo de cuidar el barrio.

 

También en el 140 Viviendas

En los últimos días se registraron dos episodios en casas del barrio emplazado camino a Cerro de Oro. Los malvivientes utilizaron la misma metodología.

Horacio, uno de los damnificados, aseguró que “el barrio se está poniendo heavy”. Él y su familia se habían ido de viaje y cuando llegaron – el martes 27 de septiembre- se encontraron con la puerta trasera de la cocina dañada. “La doblaron toda y rompieron el vidrio y, como no se pudo llegar a abrir, rompieron el postigo del fondo e ingresaron por la ventana”.

Respecto a si realizó la denuncia, dijo que solo fue a la comisaría a informar lo sucedido pero que no la formalizó porque, pese a que “dieron vuelta la pieza, no se llevaron nada”. Para él, “son rateritos que buscaban solo plata”.

La impresión que tiene es la misma que las ya mencionadas por las otras fuentes. “Ahora te queda la incertidumbre. Ya no dormís tranquilo, tenés que tomar otras medidas para más seguridad en la casa”, manifestó resignado.  

En sus declaraciones, el vecino de calle El Chorrillo reclamó: “Antes, por lo menos, la Policía Ciudadana caminaba por el barrio hasta tarde, ahora no se ve más”.

 

 

“Ale” es otro de los residentes del barrio que también resultó damnificado. Aunque él decidió exponerlo en redes sociales, ya que uno de los objetos que le robaron era su única fuente de ingresos.

 

Sacaron la reja de la ventana

Este hecho sucedió el domingo entre las 21 y 22 horas, en una casa ubicada por el cementerio. La mujer que allí reside se encontró con todo revuelto y con el faltante de su televisor Hitachi 32”, una notebook HP, un cargador portátil, 150.000 pesos y una riñonera, entre otros.

Los delincuentes ingresaron por una ventana luego de quitar la reja. Hurgaron todo y salieron, aparentemente, en una moto con la tele en brazos, según el relato de un vecino de la joven. “Se fueron súper tranquilos. Nada de correr ni escaparse”, comentó ella.

La chica contó que radicó la denuncia y que al otro día la Policía acudió en busca de declaraciones que contribuyan al esclarecimiento del caso. Sin embargo, todavía no hay novedades.

 

 

Todas las personas que dialogaron con este medio coincidieron en que los malvivientes realizan un trabajo de inteligencia previo y visibilizaron la problemática de la falta de patrullajes por los distintos sectores de la ciudad. Por supuesto, estas vivencias tienen consecuencias que se manifiestan a nivel emocional y psíquico, por generar un estado de intranquilidad difícil de superar a corto plazo, y económico, por las pérdidas materiales y la inversión que requiere tomar mayores medidas de seguridad.

 

Te puede interesar
Últimas noticias