viernes 24 de mayo de 2024
5.7ºc Merlo, San Luis

Lucas Bolotti: seis años de una búsqueda que no tiene fin

miércoles 19 de julio de 2023
Lucas Bolotti: seis años de una búsqueda que no tiene fin

La desaparición forzada es una de las formas más crueles de la violencia. Los familiares viven sumidos en una incertidumbre que conlleva a permanecer en un duelo congelado porque el tiempo pasa, pero las respuestas no llegan. De esta manera, pasan sus días los parientes de Lucas Bolotti, quienes desde hace seis años no pierden la esperanza de saber dónde está.

El muchacho en el momento de su desaparición tenía 24 años, pero su inocencia era la de un chico de cinco años por el retraso madurativo que padece. En un nuevo aniversario, la madre Estela Vincondoa recordó que la búsqueda sigue vigente.

“Es estar casi como el primer día, es hiriente, es jodido, porque no hay otra palabra, te pincha todo el tiempo, te pincha el alma, te pincha el corazón. Sinceramente no le deseo a nadie ni un minuto de lo que nos tocó y de lo que nos toca vivir todavía”, manifestó la mamá.

“Siempre hay un velo de tristeza en todo. Miles de situaciones que nos toca vivenciar y pensar constantemente cuál sería su expresión al ver tal cosa”, lamentó.

Durante la conversación, recordó que Lucas en marzo cumplió 30 años: “Por un lado, sabemos que es una celebración de esos 24 años que sí estuvo con nosotros, la impronta que dejó en la familia, pero se nos tornó un día de infinita tristeza”.

Reveló que los días antes de que fuera el cumpleaños su cabeza no paraba de pensar que le hubiera comprado como regalo y recordaba cada pequeño detalle que llenaba de alegría a su hijo.

Lucas junto con su mamá y su padrastro llegaron a la localidad de Papagayos, provenía de Buenos Aires y su intención era instalarse a vivir en el paraje “El Recuerdo” donde estaba en plena construcción de una vivienda.

La última vez que lo vieron estaba jugando con sus autitos. Desde que advirtieron la ausencia, su madre tuvo la certeza de que alguien se lo había llevado.

Estela contó que no para de pensar en ese día y que podría haber hecho de distinto: “No tendría que haber ido esa semana a San Luis, pero el ‘tendría’ o el ‘habría’ son cosas que uno no puede dominar”.

Apenas desapareció Lucas, la Policía orientó la búsqueda como que se podría haber extraviado o creían que lo encontraría deambulando por la localidad.

Efectivos de la subcomisaría 16º de Villa Larca fueron los primeros en iniciar las tareas, tras la denuncia de paradero. Se sumaron más policías y hasta baqueanos. Los rastrillajes abarcaron 3000 metros a la redonda desde la zona cero. La causa se encuentra en manos de la jueza Penal de Concarán, Patricia Besso.

Dos meses después de aquel 19 de julio de 2017 el Gobierno provincial ofreció una recompensa de $500.000 por datos precisos. Pese a eso, hasta ahí llegaron sus acciones.

“Lo que sucede es que cuando no se trata del desaparecido de un político o un empresario importante, no lo buscan y tampoco hay gran preocupación a nivel gubernamental”, apuntó Estela.

Dio cuenta que en medio de la vorágine de la búsqueda conoció que “hay todo un sistema que nos hemos enterado de conexiones con Chile con chicos y grandes que las llevan a Bolivia para el tráfico de órganos, se sabe hace años”.

“Durante este tiempo nos ha llegado información, pero no verdadera. Se han acercado psíquicos o personas que dicen tener ciertos poderes para darnos algún tipo de dato, que te puedo asegurar que a pesar de que parezca una locura las seguimos, nos fuimos a fijar en lugares que cumplían con la descripción que nos daban porque yo sé que en algún lado lo voy a encontrar”, subrayó.

El 7 de diciembre del 2021 se realizó un allanamiento en una vivienda en Papagayos en donde secuestraron varios elementos entre ellos un celular IPhone.

La lentitud continuó siendo la protagonista en esta historia porque recién en diciembre de 2022, un año después, ese teléfono fue llevado a especialistas para su apertura. En junio de este año finalmente se pudo analizar, pero hasta el momento la Justicia no ha revelado su contenido.

“El allanamiento fue en la zona donde desapareció y tras dos años por fin aparecieron estas pericias que estábamos esperando y la Justicia se lo pasó a la gente de homicidios que son los que tienen que hacer el análisis y al mismo tiempo la comparación con la información de los otros teléfonos que se habían secuestrado”, precisó la mujer.

En este contexto, aclaró que “sabemos que ya está la información, pero no cuál es, puede ser algo fundamental para poder encontrar a Lucas o no”.

Consideró que “es una esperanza relativa lo que tenemos con eso. Lo más terrible es que pasaron seis años, no tenemos ni una pista certera y las que hubo no se valoraron, se ensuciaron, se perdieron y pasado el tiempo quedó en la nada”.

Por otra parte, recordó que intentó comunicarse con el gobernador Alberto Rodríguez Saá: “Le mandé una carta, todavía no habíamos vuelto a Buenos Aires, pero nunca tuvimos respuesta”.

Este año se hallaron restos óseos en la ciudad de Villa Mercedes. Ante esto la Unidad de Gestión Fiscal de la Segunda Circunscripción informó que se realizarán cotejos con el perfil genético de los desaparecidos en San Luis.

“El hecho de que alguna familia le lleve tranquilidad de que, aunque sea saber que no está sufriendo porque siempre digo lo mismo ojalá Lucas esté vivo y esté sano, pero si no es así, poder decir que no está sufriendo”, dijo.

A mediados del 2018 los padres del joven extrajeron muestras de ADN para realizar diferentes cotejos.

Recién el 21 de junio del 2022 el ministerio de Seguridad de Nación publicó una recompensa de 1,5 millones de pesos para quienes puedan aportar datos certeros sobre su paradero.

Por último, Estela invitó a toda la comunidad que se unan al grupo de Facebook “Buscamos a Lucas Bolotti”: “Nosotros a pesar de todo, mantenemos la esperanza de que en algún momento alguien que sabe algo, hablará, necesitamos saber dónde está Lucas”.

 

El Chorrillero

Te puede interesar
Últimas noticias