sábado 20 de abril de 2024
24.7ºc Merlo, San Luis

Cena de Año Nuevo: ¿Cuánto cuesta en restaurantes de Merlo?

Las propuestas de los principales establecimientos gastronómicos para la noche del 31 de diciembre y las expectativas de sus referentes en torno a la temporada.
viernes 29 de diciembre de 2023
Cena de Año Nuevo: ¿Cuánto cuesta en restaurantes de Merlo?

Llega fin de año y la gente se divide entre la que se reúne a comer en una casa particular y la que sale a cenar afuera. En Villa de Merlo, muchos de los restaurantes y hoteles ofrecerán una amplia oferta gastronómica para este 31 de diciembre.

Los precios son variados, pero una familia de cuatro integrantes puede llegar a gastar seis cifras para la cena de Noche Vieja. Referentes de la actividad señalaron a ECN que la demanda está cubierta en un 50%, en los mejores casos, aunque las firmas que ofrecen estas posibilidades confían en completar los cupos sobre las últimas horas.

En primera instancia, algunos restaurantes de la ciudad ofrecen menús de tres pasos, con entrada, plato principal y postre. Otros, incluyen cena show o platillos más exclusivos.

En este informe te contamos algunas de las propuestas que podés encontrar para empezar el 2024 de una manera diferente.

 

Fin de año en el centro merlino

Cirano es uno de los restaurantes con más trayectoria en la ciudad. Ubicado en el corazón de la Avenida del Sol (Av. del Sol 280), este establecimiento brindará cena y festejo. “Consta de un menú cerrado con entrada, plato principal, postre, incluye las bebidas, mesa navideña, copa de champán y fiesta con cotillón de luces después de las 12”, comenta Santiago, al frente del restaurante desde hace 20 años. La tarjeta tiene un valor de 30 mil pesos por persona mayor y de 18 mil para menores de 10 años.

En Nolita, que funciona en un histórico edificio de la ciudad -antigua bodega-, este 31 de diciembre opción para adultos está $35.000 y $20.000 la infantil para menores de 12 años.

 

 

Por su parte, en la parrilla La Linda, sobre Avenida del Deporte y Los Almendros, el comensal podrá elegir entre los clásicos melón con jamón crudo, vitel toné o matambre como entrada; vacío o cabrito a las llamas con ensalada o papas fritas como principal; helados o ensalada de frutas como postre; y mesa dulce y copa de sidra o champán, por un valor de 40.000 por tarjeta (menores de 6 a 12 años $30.000).

Frente a la rotonda de ingreso a Merlo, el Parador La Posta prepara una cena show para despedir el año. El lugar cuyas especialidades son las carnes al fuego, ofrece opciones para todos los gustos. La primera está compuesta por vitel toné como entrada, asado o cabrito a las llamas con ensalada y verduras asadas de guarnición y brownie con helado o macedonia como postre. El menú vegetariano tiene como entrada hummus de garbanzos o empanada caprese y de choclo como entrada, crepes de verdura con fileto y salsa blanca como principal y brownie con helado o macedonia. Ambos tienen un valor de 28.000 pesos por persona. Mientras que el menú infantil, de 3 a 13 años, tiene un precio de 16 mil pesos y consta de empanadas de jamón y queso, milanesas a la napolitana o pollo al horno con papas fritas y bombón helado.

“Vamos a tener show y el menú incluye una bebida sin alcohol, una copa de champán y una mesa dulce que no es la del pan dulce, es la de tarta, la del lemon pie, es muy completo”, indica Mirta, una de las propietarias del emprendimiento familiar.

 

Año nuevo en medio de la naturaleza

Cabeza del Indio, en Pasos Malos, propone una cena bien criolla para la última noche del año. En un marco natural inigualable, en medio de las sierras, el restaurant tiene como entrada empanadas fritas, vitel toné o sufrito con pan casero; como principal bife de chorizo relleno al horno de barro con verduras, peceto agridulce o cazuela de chivo al disco; y mesa dulce libre con copa de champan para el brindis y mucha música en vivo. El precio de la tarjeta tiene un costo de 40.000 pesos por persona.

 

 

Cocina de autor en Faustina

En el SUM del exclusivo hotel EPIC, Faustina Restaurante ofrecerá una cena para los paladares más exigentes. “Tendremos una recepción con tragos clásicos y de autor, vinos y cerveza. Va a contar con finger foods fríos, como wrap de pollo, degustación de hummus, tortillas españolas con alioli, calamar, varias opciones frías y calientes, como kebab, jamón glaseado, guacamole con langostinos salteados, entre otros", cuenta el chef Santiago Díaz sobre el primer paso.

"Después, contaremos con un plato principal de carne y opción vegetariana, celíaca en el caso que así lo soliciten. Va a ser una carne braseada, con hongos serranos, sfogliatella de papa y panceta y verdeos braseados. El postre va a ser un hummus de chocolate con Baileys, helado de crema y frutos rojos. Toda la cena va a estar acompañada con vinos Malbec, Chardonnay, Champagne extra brut, gaseosas libres, barra libre con tragos clásicos y mesa dulce con productos navideños”, agrega.

La noche se completará con fiesta con DJ, cotillón y barra libre. El precio promocional por persona es de 70.000 pesos más IVA.

 

Perspectivas de cara a la temporada 2024 y nuevas estrategias

Consultados sobre los aumentos de un año para el otro, los gastronómicos merlinos coinciden en que los menús para las fiestas sufrieron una suba de un 300% y eso se refleja en las estrategias que deben implementar para atraer a los comensales. Algunos optaron por incorporar más carne de vaca en sus platillos, otros por hacerlos más elaborados o cambiar el típico pan dulce y las garrapiñadas por repostería y pastelería. 

Con un fin de semana que tiene un nivel de reservas que ronda el 50% y en vísperas de una temporada de verano que llega en un contexto de escalada inflacionaria y con bajas expectativas, los establecimientos gastronómicos locales deben articular mayores acciones, como la adhesión a los descuentos que ofrece el Pre Merlo. 

“Venimos flojos. Estamos a la espera de lo que va a pasar”, dice Amiel Garro, del restaurante criollo Cabeza del Indio, que, en su caso, por primera vez tendrá que incorporar “menú turista a precio razonable” y abrirá durante todo el día durante enero y febrero, brindando además de almuerzo y cena, desayunos y meriendas serranas.

Por su lado, Mirtha, de La Posta, explica que ofrecerá plato del día y comida para llevar a fin de generar mayores ventas: “Vamos a hacer cosas que no solíamos hacer. La gente, creo, que ni siquiera se va a sentar a comer muchas veces en restaurantes en su estadía. Si están en una cabaña, se cocinarán o llevarán una pizza o una tarta”.

En tanto que Romina, de La Linda, espera que en enero “se estabilice” la situación. “Por el momento hablamos solo de hacer promos, descuentos y cosas así”, cuenta.

“Tengo mis opciones yo sé cómo manejar mi comercio y busco las mejores siempre para que el público vuelva, porque mi negocio es que la gente vuelva. Si no vuelve a comer, que recomiende a alguien. Ya veremos qué es lo que pasa. No tengo la bola de cristal pero si mantenés la expectativa baja, después cualquier cosa te conforma”, reflexiona Santiago, que está al frente de Cirano.

Te puede interesar
Últimas noticias