jueves 18 de abril de 2024
23.8ºc Merlo, San Luis

Sol en Piscis: reorientar el enfoque

Este Lunes 19 de Febrero el Sol ingresa a Piscis, último signo del zodiaco que marca el cierre del año astral.
lunes 19 de febrero de 2024
Sol en Piscis: reorientar el enfoque

En este ingreso del Sol en Piscis se hará una conjunción con Saturno en el mismo signo -el planeta de la responsabilidad- que recientemente dejó de retrogradar y se puso directo. A su vez en el cielo está Marte y Venus conjunción con Plutón en Acuario.

Es decir, en este momento, hay dos senderos interiores posibles en base a la gestión que estamos haciendo de los movimientos que nos han concitado en la última rueda anual:
a) o estamos angustiados ante la incertidumbre de un contexto inédito, porque el mundo (y por consiguiente nuestro mundo) está cambiando;
b) o avanzando hacia lo inédito, livianos, con frescura y valentía, confiando en los procesos más allá de las formas.

¿Dónde estás vos?
Tenés que ser honesta/o con tu Universo interior porque el maquillaje en la Era de la Luz no sirve, todo queda expuesto. Todo lo oculto se ve.

Esta combinación de energías puede sentirse como una nebulosa, confusa y angustiante si nos dejamos llevar por la emocionalidad de las reacciones.

El mundo está cambiando. Plutón pasará las próximas dos décadas en Acuario, transformando lo colectivo y lo individual de maneras profundas e irreversibles. Son tiempos para abandonar lo conocido, tomar decisiones que implican correr riesgos inéditos. Movernos a un nuevo Uni-verso interior, fluyendo con la enorme transformación exterior… y confiar. Soltar toda expectativa en el afuera.

Mientras un Potencial Infinito se erige ante nosotros, todas las estructuras que nos condujeron hasta aquí se desmoronan, en un vertiginoso movimiento que concita hasta al más impávido. El Crecimiento y el Deterioro (el nacimiento y la muerte) son fuerzas opuestas en el mundo natural, pero la una engendra simultáneamente a la otra.

Son tiempos para desarrollar la Maestría de Aceptar que el Camino del Alma requiere evolutivamente movimientos difíciles de asimilar para el yo, pero que nos unen en una resonancia común a todos, mucho más profunda.

El Universo está vivo y por eso se está moviendo. Y en sintonía con esta expansión, la Naturaleza nos está exigiendo perfeccionar esta raza que somos, conquistar los planos más sutiles de las multidimensiones del Alma, reorientar el enfoque.

Mercurio, el planeta de la comunicación en Piscis, acompañará el proceso de desidentificarnos con viejas formas-vibración-frecuencia-pensamiento de percibirnos, de expresar nuestra interioridad, de vincularnos con el otro y de obrar. Un nuevo humano nace desde nosotros y una nueva humanidad nace desde todos.

Marte con Plutón en Acuario es implacable. Marca movimiento en lo social. La clave es que lo que brote sea lo posibilitante de estas energías, y no lo peor de nosotros pretendiendo atacar el afuera o poniendo el poder afuera.

¿Quiénes somos ante la incertidumbre?

El afuera es una masa crítica de nuestra interioridad. Nunca fue afuera. Siempre es y será en nuestro interior. En ningún otro lado que en uno mismo/a se encuentra la Paz. La Paz cuando es, se manifiesta aún en el incesante movimiento y trasmigración de las formas. La paz que el yo anhela, es esa que alcanza en la estabilidad de la materia, una paz que le habilita el afuera.

¿Qué Paz/paz estás persiguiendo? Si estás buscando la paz de la exterioridad, es probable que estés malgastando tu Energía, y poniendo en desequilibrio todo tu sistema interior por no cuestionar tu perspectiva. Estás luchando contra un gigante, perdiendo de vista que el gigante está al servicio de tu Luz.

Piscis nos abre al campo cuántico, donde todos somos Uno, porque si nos pensamos en términos de Energía-Frecuencia-Vibración, nos elevamos por sobre nuestras circunstancias y estamos listos para Comprender desde un Foco Superior todo Eso que nos pasa. Y lo que es mejor aún, podemos obrar el corrimiento con mayor facilidad. Piscis nos brinda la Oportunidad de observar Eso que no podíamos ver, pero que siempre estuvo allí. Piscis nos conecta con lo invisible que rige en lo visible.

En energía baja, Piscis representa la confusión. El caos. La idea de disociarnos de la realidad. La fuga a una interioridad en rulo. La no distinción entre lo real y las imaginerías del yo. Un uni-verso mental que se divorcia de las circunstancias y se extravía. El gran desafío de Piscis es comprender que el placer constante no es placentero.

Ojo con caer en estos lugares tentadores durante este mes, porque en medio de semejante movimiento la energía de Putón en Acuario, la energía psiciana puede empujarnos al siguiente ciclo ausentes y enchastrados de todo lo que no Integramos a Consciencia en este ciclo que culmina.

No sirve pelear con los demás, estar a la defensiva, enojados o sintiéndonos víctimas de nuestras circunstancias. Lo de afuera se escapa de nuestro control, pero está a nuestro servicio.

El problema nunca fue el afuera. El problema es que nos extraviamos en la gestión interior, odiamos tener que ser dioses de nuestro propio Universo. En la exterioridad descansamos de tamaña responsabilidad. Por eso es más fácil la huida hacia el afuera. Nunca (hasta ahora) aprendimos a darle valor a la Soberanía Interior.

Piscis en su energía más elevada nos pulsa a conectar con el tejido sensible que se escribe a través de nosotros, pero que no es lo que nosotros somos. Representa la conexión con el Todo. Con el Entendimiento al servicio de lo que está más allá del entendimiento, para Elevarnos.

Saturno en Piscis nos pide Integrar todo ese potencial maravilloso a la realidad. Saturno en Piscis viene a recordarnos que la Espiritualidad es práctica o no es. Que la Espiritualidad no puede vivir disociada del contexto cotidiano. Que la Espiritualidad nos atraviesa para transformarnos, y en la Transformación nos vamos Elevando.

Es momento de madurar nuestra conexión con el Alma. De abrazar esa parte tan inmensa de nosotros que hace que el yo se sienta vulnerable, y avanzar confiando en nuestros recursos interiores.

Marte, Plutón y Venus en Acuario, nos exigen avanzar a lo nuevo, y abandonar lo conocido.

El contraste es esencial para nuestro crecimiento espiritual. Es a través de la experiencia tanto del placer como del dolor, de la luz y de la oscuridad, del calor y del frio, que podemos apreciar y saborear verdaderamente los momentos de alegría, placer, dicha, realización, expansión o contracción (por solo mencionar algunos) en nuestra vida. La Luna crece y mengua, nuestros cuerpos inhalan y exhalan, las mareas fluyen y refluyen. Es este constante ir y venir entre fuerzas opuestas lo que crea la danza de toda la vida.

Es una temporada de Integración de cara a un nuevo inicio de la rueda zodiacal. Esta es una temporada para Disfrutar de la rebeldía de lo nuevo, con la certeza de que lo nuevo (aunque inédito) tiene un destino. Es una temporada para llevar Luz al Entendimiento, desde nuestra conexión Consciente con lo que está más allá de la mente racional. Si no hacemos, todo nuestro microcosmos personal, se ilumina.

Conectar nuestras energías femeninas (Venus) y masculinas (Marte) para materializar lo inédito (Acuario), desde la Profunda Identidad y Función del Alma (Piscis).

Este mes, celebremos todas las luchas y desafíos que nos trajeron hasta aquí hoy. Reconozcamos con Certeza que sirvieron a un propósito enorme: convertirnos en esta versión de nosotros mismos, capaz de experimentar cantidades de alegría sin precedentes, porque nos estamos conectando con aquello que está más allá de lo que siempre fuimos.

 

Para conocer más, ingresá a Qué Bueno Saber de Vos – Atelier de Magia

Facebook: QueBuenoSaberDeVosOficial
Instagram: QueBuenoSaberDeVos
 
 
 
Te puede interesar
Últimas noticias