viernes 29 de septiembre de 2023
17.9ºc Merlo, San Luis

Le dictaron prisión preventiva al acusado por el femicidio en Concarán

martes 15 de agosto de 2023
Le dictaron prisión preventiva al acusado por el femicidio en Concarán

Ricardo Vicente Pereyra está alojado en el penal de la capital puntana desde este martes a la tarde. Más temprano, el juez de Garantía Matías Farinazzo Tempestini le imputó el delito de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por ser cometido en un contexto de violencia de género, una figura que prevé la prisión perpetua como única pena. En la audiencia de formulación de cargos, las fiscales Débora Roy Gitto y Lorena Ohanian repasaron cada una de las pruebas que, para la fiscalía, no dejan dudas de que el hombre de 62 años apuñaló múltiples veces a su pareja, Margarita Azucena Quiroga, hasta que finalmente la degolló en la casa que compartían en Concarán. Luego trató de ocultar pruebas y huyó con pertenencias de ella.

Además de las fiscales y del juez participaron de la audiencia la defensora Oficial Adjunta 1, Mirtha Moreno, en representación del imputado, y la letrada María Guadalupe Sánchez, como abogada querellante de las tres hijas de la víctima.

En la reconstrucción del hecho las funcionarias judiciales establecieron que el crimen ocurrió cerca de las 7:30 de la mañana del sábado 12 de agosto, según arrojó la data de muerte revelada por la autopsia. Presumen que Quiroga, que tenía 58 años, fue atacada primeramente en su cama, quizás cuando aún estaba recostada. La secuencia del ataque se movió por la habitación hacia el pasillo de la vivienda, luego hacia la cocina comedor y podría ser que hasta un pasillo de entrada en la parte exterior.

De ello da cuenta el reguero de sangre que comienza en las almohadas y sábanas de la cama, se extienden por pasillo y baño y ocupan también los otros ambientes mencionados. “Lo que no podemos determinar es si ella trató de salir de la casa y él la metió para adentro o si la sangre en la parte exterior es de él, del cuchillo que chorreaba o de su ropa”, comentó Roy Gitto.

Ella se resistió, hipótesis que se apoya en los arañazos que el imputado tenía en las muñecas, los antebrazos e incluso en el rostro. Pero el cuchillo le provocaba heridas cada vez más graves mientras lo intentaba. Gustavo Lafourcade Durán, médico forense del Poder Judicial, estableció que la mujer tenía cortes en las manos, detrás de la oreja izquierda, otro en el ángulo interno del ojo izquierdo, en la zona inferior del maxilar y dos lesiones profundas que provocaron que muriera desangrada: una en el cuello que afectó varios vasos sanguíneos y otra penetrante, de 4 centímetros de ancho y 12 de profundidad que ingresó por debajo de la clavícula y llegó hasta un pulmón. También tenía indicios de un golpe contuso en la frente realizado con un objeto romo.

Todo da cuenta de que Pereyra, un jubilado de 62 años, trató de limpiar la escena para borrar pruebas. “Intentó entorpecer la investigación porque hay muchos indicios de que quiso limpiar el lugar después del hecho; había baldes con trapos con agua y sangre, una escoba… pero a pesar de ello había sangre por toda la casa, por todos lados”, mencionó la fuente.

 
Una vez que decidió terminar esa tarea, el agresor tomó el celular, el DNI y la bicicleta de la víctima y abandonó la escena, una vivienda en el barrio Porvenir de Concarán. El cuerpo fue descubierto por las hijas de Quiroga cerca de las siete de la tarde del mismo sábado.

Al día siguiente, cerca de las 9, un vecino vio caminar a Pereyra por la banquina de la ruta 6 y avisó a la Policía. A las 13:15 quedó formalmente detenido, a metros del Río las Cañas. En sus ropas aún había manchas de sangre y la huella del calzado que llevaba puesto condice con las huellas halladas en la escena del crimen.

Por lo expuesto, Roy Gitto y Ohanian propusieron 120 días de prisión preventiva argumentando que existe un peligro para las hijas de la víctima, que el hombre podría fugarse o bien influenciar en testigos que declararon en su contra y también por la expectativa de pena, perpetua según la calificación legal provisoria.

La defensora Moreno se opuso al agravante de la violencia de género porque aún no hay constancias de ello, mencionó que su defendido tiene arraigo en la provincia y descartó una fuga y solicitó, en todo caso, una medida de coerción menos gravosa que el encarcelamiento.

Finalmente, Farinazzo Tempestini se inclinó por lo peticionado por fiscalía y ordenó el traslado de Pereyra al penal.

Te puede interesar
Últimas noticias